En busca del mayor regalo

28 de Septiembre de 2018



Desde la humildad, Marta Bonet acompaña a los músicos cubanos, su empeño, al igual que la institución que preside, es potenciar como es debido la música dentro de la cultura cubana

Por: Maggie Marín Ayarde. mmm@enet.cu

En estos días del Fórum Internacional de Música de La Habana Cubadisco-Primera Línea intercambié varias preguntas con la presidenta del Instituto Cubano de la Música, Marta Bonet.

¿Se puede afirmar que los premios especiales ya concedidos en esta edición marcan una estrategia del Instituto Cubano de la Música?

“Hablan de una estrategia porque realmente los resultados de este año han superado todas las expectativas. Se presentaron 244 títulos a concurso en busca de un premio y abrimos categorías para dar espacio a que obras de gran calidad discográfica sean reconocidas.

“En el caso de los Premios Especiales definen una estrategia consistente en reconocer a aquellas producciones que trascienden el hecho artístico y constituyen un hecho cultural en si mismo. Tiene que ver con los 500 años de La Habana, el trabajo que las casas discográficas hacen con la música infantil, como por ejemplo la inmensa obra de Liuba María Hevia.

“La estrategia de los Premios Especiales no reconoce categorías sino la obra, los autores, los intérpretes que han dedicado su vida a cultivar la música en nuestro país”.

Este año usted está en otra posición con respecto al Cubadisco, de directora de la casa discográfica Colibrí a Presidenta del Instituto Cubano de la Música. ¿ Cómo ha sido la experiencia?

“Un tremendo reto. Estuve 15 años en Producciones Colibrí desde su fundación, la dirigí durante cinco años, después pasé a la vicepresidencia técnica del Instituto de la Música y ahora en la presidencia.

“Es un gran reto sobretodo con los músicos que esperan que la institución los acompañe, los apoye, los ayude porque en definitiva la obra, la creación es lo más importante. Los creadores, los compositores, los músicos en general tienen que sentir el respaldo de su institución y eso es un gran reto que me ha tocado dirigir humildemente. Si los músicos están conforme con la gestión que hacemos para mí es el mayor regalo”.
Uno de los mayores reclamos tanto del público como de los músicos es que el producto físico, el disco, esté presente en el Cubadisco. ¿Cuál es el camino?

“ Estamos trabajando en ello, es complicado porque tenemos muchísimas dificultades con la fabricación de la discografía en nuestro país. No es un secreto para nadie los problemas económicos que enfrenta el país, las casas discográficas han buscado otras opciones para tener el producto físico, nos movimos hacia las plataformas digitales aunque no hemos renunciado al fonograma porque para el cubano siempre es importante tener el disco en la mano. Queremos llegar a la mayor cantidad de público, para el pueblo se hace la obra , el disco”.
¿Por qué el cambio de fecha del Cubadisco, de mayo a septiembre?

“Eso sucedió por cuestiones organizativas. En mayo no teníamos las condiciones objetivas para hacer un evento de calidad y decidimos unirlo con Primera Línea que era en septiembre y realizar así un gran evento que uniera ambos conceptos: la comercialización y la promoción de la música y los músicos cubanos. El próximo año volvemos a mayo otra vez”.

¿Cuánto gana o pierde Cubadisco al fusionarse con el foro Primera Línea?

“No pierde nada, gana todo. Cubadisco, desde que nació con Ciro Benemelis, siempre tuvo un brazo en la comercialización y otro en la promoción hacia el extranjero de la discografía, con el paso del tiempo el evento fue más promocional que comercial.

“Hace tres años que surge Primera Línea como el evento de los empresarios, de los productores que vienen a La Habana y le permite a los músicos mostrarse con espectáculo en vivo ante esos empresarios y así transgredir las barreras que nos impiden llegar a la comercialización en el extranjero, a colocar nuestra música en escenarios internacionales como lo merece, que todavía no es suficiente.

Lo que hemos hecho es unir ambos eventos para potenciar la música cubana como lo merece y en un futuro a lo mejor no se llama Cubadisco, a lo mejor no se llama Primera Línea quien sabe, el hecho es que con el nombre que posea lo que tratamos es de que la música dentro de la cultura cubana se potencie como se merece”.

Tomado de www radiometropolitana.icrt.cu