2003 - Domingo Faustino Aragú Rodríguez



2003 - Domingo Faustino Aragú Rodríguez

Percusionista. Es el Maestro de la Percusión de Cuba, el iniciador y principal exponente de la Escuela Cubana de Percusión, cuna de numerosos e importantes percusionistas y profesores.

Nace en San Juan de los Yeras, antigua provincia de Las Villas, Cuba; el 4 de agosto de 1910. Desde su niñez se inició en la música, tocando tambor en la banda del pueblo y recibiendo clases de su director, el clarinetista español Pedro Gracés; en Cienfuegos.

Se destacó en diversos campos del arte de la percusión, como: la ejecución de instrumentos populares cubanos, de banda, percusión general de orquesta, tambor y timpani; la enseñanza de la percusión cubana, percusión sinfónica, metodología de la enseñanza e historia de la percusión; la construcción, diseño y reparación de baquetas de concierto y cubanas; la reparación y mantenimiento de instrumentos de percusión en general; y en la dirección musical de conjuntos, secciones instrumentales y cátedras de percusión.

La crítica lo ha considerado uno de los más importantes intérpretes del tímpani en la obra del compositor alemán Ludwig van Beethoven.

Aprendió y aprehendió la percusión como autodidacta. Se preparó individualmente con cuanto libro y método de percusión llegó a sus manos y, también, por medio del contacto directo con otros percusionistas. Mientras se instruía, enseñaba a sus más antiguos alumnos, a quienes transmitió sus secretos y mostró su experiencia.

Su primer trabajo fue tocando percusión en la banda municipal de la sureña ciudad de Cienfuegos a los catorce años, labor en la que se desempeñó por espacio de nueve años. En el histórico año 1933 en que cae el tirano Gerardo Machado, Aragú vino como muchos músicos de la zona central a laborar en La Habana, alistándose como percusionista en la Banda del Estado Mayor del Ejército.

En la capital trabajó con La Orquesta Filarmónica de La Habana, dirigida por Amadeo Roldán; La Banda Nacional de Conciertos, bajo la batuta de Gonzalo Roig; La Banda del Estado Mayor del Ejército; la Orquesta de CMQ (radio y televisión), conducida por Enrique González Mántici.

A partir de 1959 fue profesor del Conservatorio Alejandro García Caturla, de la Escuela Nacional de Arte, donde impartió clases a alumnos de la talla de Emiliano Salvador, Enrique Pla, Jorge y Marcos Valcárcel, Lino Neira, Ignacio Berroa entre otros.

Asimismo fue profesor del Instituto Superior de Arte y del Conservatorio Municipal de Música de La Habana (hoy Amadeo Roldán). Fue miembro de la Orquesta Sinfónica Nacional y organizador y fundador de PERCUBA, La Sociedad de Percusionistas de Cuba.

Actuó bajo la batuta de Pedro Sanjuán, Amadeo Roldán, Erich Kleiber, Massimo Freccia, Igor Stravinsky, Juan José Castro, Bruno Walter, Carlos Chávez, Herbert von Karajan, Serguei Kousevitsky, Igor Markevich, Félix Guerrero, Enrique González, Jorge Bolet, Manuel Duchesne Cuzán y otros músicos de gran prestigio.

Fue el Maestro de la Percusión de Cuba, el iniciador y principal exponente de la Escuela Cubana de Percusión, cuna de numerosos e importantes percusionistas y profesores, que laboran actualmente en todo el archipiélago cubano, así como en el extranjero.

Gran lector y estudioso sin límites de la Historia y la Metodología de su especialidad, pudo concebir y editar en 1995 su más importante obra, nombrada Los instrumentos de Percusión, ejemplificado con partituras para conjunto y orquesta de los mejores compositores cubanos, donde se recoge toda su experiencia y conocimientos en las principales disciplinas docentes de la percusión.

Realizó un detallado estudio recientemente, del Capítulo III. “Los instrumentos de percusión” del libro de Hermann Scherchen El Arte de Dirigir la Orquesta, texto para el que redactó Notas Aclaratorias, indicando su necesaria publicación, de acuerdo con sus valores estético-musicales y técnicos, que hacen imprescindible su conocimiento para percusionistas y quienes deben conducirlos musicalmente.

Elaboró como Asesor Nacional de Enseñanza, planes y programas de estudio y confeccionó los textos “Instrumentos Cubanos para Aficionados” (1963); que constituyen los dos primeros métodos de percusión cubana escritos jamás, basados en el sistema de notación ideado por el compositor Amadeo Roldán para sus Rítmicas 5 y 6, con textos y transcripciones realizadas por Aragú; en 1974 publicó un folleto bajo el nombre de “El Redoble”, que muchos ansían que se reproduzca; asimismo tiene en su haber “Los instrumentos de Percusión” (1995).

Premios y reconocimientos

Distinción XV Aniversario en el Sector Artístico.

Orden Nacional por XXX Años en el Sector Artístico.

Orden Raúl Gómez García.

Orden por la Educación Cubana.

Orden por la Cultura Nacional.

Distinción al Mérito Pedagógico

Diploma de Honor por la Enseñanza de la Música.

1990 el Instituto Superior de Arte-Universidad de las Artes le confirió la categoría especial de Profesor de Mérito.

1998 Se le concedió el Premio Nacional de Enseñanza Artística y nominado al Hall of Fame de la Percusive Arts Society, importante asociación internacional de esta disciplina radicada en Estados Unidos.

1999 Le fue conferida la Orden Félix Varela de Primer Grado, otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba.

Profesor de Mérito del Instituto Superior de Arte.

En 2003 recibió el Premio Nacional de Música.