2004 - Adolfo A. Fernández González



2004 - Adolfo A. Fernández González

Artista popular, amó la décima repentizada, expresión surgida siglos atrás en España y cubanizada en la Isla. Fue un decimista nato y está considerado uno de los mejores decimistas que ha tenido Cuba.

Nace el 8 de julio de 1924 en Melena del Sur, Provincia La Habana (actualmente Mayabeque). A los 12 años surge su interés por la décima, que escuchaba en programas radiales. Inicia su carrera artística a los catorce años cuando ya cantaba los tangos de moda, y como él mismo asegura parece que no lo hacía mal, porque la gente lo aplaudía. A los dieciséis, sin embargo, cambió radicalmente de género musical cuando escuchó una controversia entre Angelito Valiente y el Indio Naborí.

Fue en 1939, en la emisora CMBF, cuando Adolfo Alfonso comenzó oficialmente su carrera como decimista.

Sin lugar a dudas, la suerte continuó acompañándolo cuando poco tiempo después pasó a trabajar en Las Mil Diez, en un programa auspiciado por la firma cigarrera Partagás y dirigido por Justo Vega. Ese programa contaba con un elenco magnífico, de primera. En él figuraba, por ejemplo, Benny Moré que cantaba la apertura de un cuento guajiro que escribía el propio Justo. Era un programa verdaderamente estelar. Además de la CMBF y Las Mil Diez, Adolfo trabajó igualmente en CMQ y en Unión Radio. Igual dicha le acompañaría en la televisión, donde en el programa El Guateque de Apolonio trasmitido por Telemando Canal 2, tuvo el privilegio de compartir el set por poco más de un año con Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí.

Como a otros intérpretes de la música campesina desde ese instante, la radio para Adolfo Alfonso fue uno de sus principales escenarios: Unión Radio, COCO Radio, Radio Mambí, Mil Diez, Cadena Habana, CMQ Radio y Radio Progreso. En Radio Mambí y Mil Diez vuelve a alternar con el gran Justo Vega en el espacio Guateque de Partagás actuando con artistas tan notables como el Conjunto Baconao, de Miguel Matamoros en la época en que cantaba Benny Moré y María Luisa Casas, conocida como “La Mariposa,” pero también en sus inicios Merceditas Valdés, Celia Cruz y Ana Gloria Varona, la que sería famosa mamboleta. Ya por esos años lograrían fama los repentistas Pedro Guerra, Pedro Lastra, Chanito Isidrón, Fortún del Sol, “El Colorín,” Nena Cruz “La Calandria,” Orlando Vasallo y Miguel Alfonso Pozo, el polémico “Clavelito.”

Unido a otros prestigiosos improvisadores como Angelito Valiente, Bernardo Vega, Pedro Guerra y el gran laudista e improvisador Alejandro Aguilar,y el famoso dúo de Celina y Reutilio, Adolfo actúa en el estelarísimo programa Los cantores Ariguanabo por Unión Radio y después por Radio Progreso.

Al fundarse el legendario y actual programa de TV Palmas y Cañas con los cantantes Ramón Veloz, Coralia Fernández, el dúo de Celina y Reutilio, Radeúnda Lima y su hermano el excelente laudista Raúl Lima, Angelito Valiente, Justo Vega, Jesús Orta Ruiz, entre otros muchos. Allí también estaba como figura principal Adolfo Alfonso haciendo pareja con su eterno amigo Justo Vega. Este dúo se hizo notorio por su musicalidad y variedad en las tonadas así como su riqueza poética. La pareja de Justo y Adolfo se caracterizaba por una controversia seria y cabal del primero y jocosa y satírica del segundo, el cual finalizaba, en el caso de Justo Vega, fuera de sí.

Adolfo Alfonso falleció el 23 de enero de 2012, a la edad de 87 años, víctima de una afección cardiorespiratoria.

Recibió significativas condecoraciones nacionales e internacionales, como entre muchas otras, Réplica del Machete de Maceo, medallas Antero Regalado, Marcos Martí y Raúl Gómez García, así como reconocimientos del Ayuntamiento de Tijarafe, Islas Canarias, por su labor en el curso de Descubrimiento y Perfeccionamiento del Punto Cubano y, por su labor artística, de los Ayuntamientos de Garafía y del mencionado Tijarafe.

Fue miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), del Consejo Técnico de la Empresa Antonio María Romeu y de la Comisión Nacional de Evaluación de los repentistas, participó en giras artísticas por escenarios de Panamá, Perú, México, Venezuela, España y Angola.

Se le otorgó el Premio Nacional de Música en 2004, además de ser merecedor de la Orden Félix Varela de 1er grado y la Distinción por la Cultura Nacional.